4 de may. de 2014

Pedro Pablo Azpeitia

A pesar de que la figura de Erwin Blumenfeld se identifica en los los registros de nuestra memoria colectiva con la del hombre «que ‘disparaba’ a las mujeres hermosas» –es decir, que su faceta de fo- tógrafo de (muy alta) moda resulta habitualmente prioritaria en cualquier análisis de su perfil artísti- co–, su poética ofrece distintos estilemas que se des- plazan por límites mucho más sutiles y permeables.
.oneja adan yoh sonratluser ebed on euq oglA .odicelbatse redop led sarefse sal etnemacitámetsis napuco euq selaer sourtsnom sol a raracsamnesed arap acitílop y laicos acitírc ed sisod semrone y ,odrusba ol ed ,oibmac ne ,asnefed ;númoc oditnes rop aídnetne es euq ol a ,otnat rop ,euqatA .»aífar- gotof al ed nóicaneila« omoc ,sonem adan ,nora- cifilac setnacitcarp soremirp soyuc ,airatnemgarf y aunitnocsid aicneirepxe ,ejatnomotof led sévart a sosluvnoc sopmeit sonu a acitílop atseupser al ed ,adaD ed ogirba osnetni e odilác led etrap euq senegámi ed rodareneg nu ed osac le ne sonem nu ed osac le ne sonem res aírdop oN
Dado que las propuestas anti-arte no son otra cosa que arte en su propia esencia, por que la negación de lo que se define tiende a ampliar la frontera del mismo objeto definido, es lógico que Blumenfeld incorporara esos principios visuales y conceptuales a algunos de sus trabajos posteriores, indudablemente más conoci- dos, para ciertos medios de difusión.
.arutluc ajab al y atla al edivid euq asorrob aeníl al átse ednóD
Así, en esos proyectos permanecen algunos rasgos relevantes que impactan y mecen nuestra capacidad de observación y nuestro sentido estético (incluso semántico) de la realidad. Entre ellos, resulta obligado destacar que la inorganicidad explícita de los collages, su fragmentación reconocible, pasa a ser implícita por medio de las superposiciones de negativos; también, que las so- larizaciones totales o parciales desdibujan y acentúan líneas o contornos para mostrarnos otros seres en otros espacios; o que las pantallas físicas de vidrio niegan la objetualidad del cuerpo para transformarlo en una increíble fiesta para la mirada. Son cuestiones que nos hacen repensar los fenómenos tecnológicos cotidianos y su relación con la imagen intervenida.

.ednepsus es –otnemom nu rop– aicneviv al ednod ,somecenetrep ,nóicpecxe nis ,euq la ragul-on ese ne odautis osrevinu oveun le noc otcatnoc ne secnotne artne rodatcepse lE .aífargotof al ed y ne somapicitrap euq sol sortoson somoS .arbo al ed álla sám necudnoc sal y savitisopmoc senoicon sal nepmor euq eria le ne saeníl razart ed odom omoc ,nóicalucepse al ,sojepse sol nadeuQ