13 nov. 2011

ana lacarta




La libertad no se concede. Uno tiene que tomársela
Meret Oppenheim

La impertinencia de una tilde

Dudé
entre querer té
o quererte.

Acabé
queriendo té
y no queriéndote.