5 dic. 2011

lurdes martínez – banquete caníbal



Comemos del musgo erizado
avanzamos por el vértigo de las alondras
en la cumbre de los senos.

Bello animal impío engendrado
por la andrógina
sobre tus miembros dóciles
langostas del pleistoceno aguardan
el furor de los caníbales
comensales en número par
dispuestos a hundir la carne en la carne
a hollar la membrana de oro
fondear tus raíces
escupir sus larvas.

Envueltas en piel de bosque
dos lunas nuevas marcan el compás dislocado
del banquete
diapasones de la mecánica erótica
del castañear de dientes
del hervor de la sangre.

Tu cuerpo de sexo extinguido
se recuesta en la espalda del tiempo
y ruboriza la inocencia de las piedras.
Tu cuerpo a merced del oleaje
promulga la ley de lo incorruptible.