15 oct. 2012

federico hurtado




Este collage, que aquí se reproduce, fue encontrado en Buenos Aires en febrero de 2012 dentro de un grueso volumen de fines del siglo XIX, profusamente ilustrado con grabados de muy buena factura, titulado “El Mundo Ilustrado: La Biblioteca de las familias”, de la editorial española P. Godoy. El hallazgo se produjo por pura casualidad en una librería de viejo de la muy ibérica Avenida de Mayo, por el oscuro bibliófilo porteño F.H., quien tras adquirir el libro (sin hacer mención de su hallazgo al desprevenido librero) lo puso en manos de un grupo de expertos a fin de verificar su procedencia. A pesar que aun no se han expedido oficialmente, pronto se filtraron alguna de sus conclusiones:

"a) El estado de conservación de la obra es excelente, ya que ha estado extraviada por años, dentro de aquel libro a su vez fatalmente olvidado.
b) Se alcanza a leer una inscripción, hecha con grafito o carbonilla al pie de pagina, que indica una fecha: 1928 y unas iniciales: “A.B.”, cuya caligrafía es compatible con la de un extrovertido adolescente.
c) Hay consenso entre los peritos que analizaron la obra, en que el collage podría pertenecer a un muy joven Alfonso Buñuel. (¡¡¡¡¡!!!!!)
d) De ser esto correcto, deberán replantearse varias de las certezas que hasta hoy propone la historia oficial del arte, en cuanto al inicio de las actividades artísticas de Alfonso Buñuel. Asimismo, sobre la influencia de Max Ernst y otras mutuas entre los hermanos Buñuel, ya que esta pequeña obra contiene muchos de los elementos de la escena inicial del cortometraje “Un perro andaluz”, de Luis Buñuel, con la colaboración de Salvador Dalí y estrenado recién un año más tarde, en 1929; pudiendo haber sido algunos de los elementos del collage del púber Alfonso, los detonantes de la cinta que entregó a la historia del cine una de sus imágenes mas paradigmáticas.
e) Aun es una incógnita el periplo seguido por la obra hasta perderse, como tantas otras cosas, en la extraviada ciudad de Buenos Aires."

Cuando finalmente el equipo a cargo de tan comprometida tarea  se expida, sus conclusiones serán dadas a conocer al mundo.
Como dato curioso, en el dorso del collage hay unos borrosos versos manuscritos con una tinta muy lavada, del tango “Esta noche me emborracho”, del compositor argentino Enrique Santos Discépolo, fechado en 1928.


FEDERICO HURTADO
http://www.flickr.com/photos/federico2011/