3 abr. 2011

carta a andré breton

Al señor André Breton.

La Rochefouchald --el 27--

13, rue des Tanneurs

Querido amigo,

He conseguido -no sin esfuerzo- un permiso de un mezquino mayor importante y erizado -- Y he llegado -- después de ruedas de vagón y compartimentos helados -aquí- El agujero clásico y anticuado -- como acostumbran a describirlo los académicos, cuando se ponen a hacer un «estudio de costumbres». No llegué hasta ayer por la tarde -- pero ya estoy convencido de que la encargada del estanco es gorda y morena -- a causa de los «subof» -- y que el café se llama «del Comercio» porque está dentro del orden -- En fin, aquí por lo menos tengo mi libertad y estoy aproximativamente en casa.

¡Qué agujero -- qué agujero -- qué agujero! Siempre me confunde por un corto instante que haya individuos que aquí... vivan -- durante toda una vida -- ¡En fin! -- también ellos «son gente sana» -- «gili...» -- «que no entienden nada» -- Un atajo de pobres diablos lúgubremente humorísticos -- con un aparato digestivo y un vientre -- Mis hermanos -- Noun di Dio! [1]

¡Ah! ¡Ah! Añadiría el Hidrocéfalo del Doctor Faustroll.

Así, que estoy en familia.

Te agradecería -- Querido amigo -- que me escribieses unas letras -- Te prevengo que me voy de esta dirección el domingo que viene.

Buenos días, al tallador de piedra vecino mío -- y al pueblo polaco.

Un apretón de manos.

J. T. H.

P.S. -- Durante el trayecto me he dado cuenta -- al pasar por allí -- de que Saintes -- no estaba

en el Midi junto a la isla de Hyères como creía -- te lo comunico -- los viajes forman a la juventud.

[1] Noun di Dio!: forma dialectal de la expresión francesa Nom de Dieu! (N. del T.)

[...]