28 ene. 2011

david de libros

Reducto

Así pues que no quede nada sin contar,

los lugares comunes, los momentos

tu presencia en cada gota de tinta,

usada para recordarte

que no queden sin mostrar tus fotos

la sonrisa detenida en cada una

los rayos de sol que reflejan,

tus gafas, a veces

que no queden sin contar

los zarpazos, la rabia detenida

en las lágrimas que empaparon estas cartas

que lavaron esta tinta

que no queden sin contar

el sabor de tus labios

y sus comisuras

las caricias…

ahora

que ya no estás conmigo